miércoles, 23 de enero de 2008

23 de enero de 1958:Medio siglo del derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez

El 23 de enero de 1958 se produjo un levantamiento cívico- militar contra el gobierno de Marcos Pérez Jiménez, quien abandonaría el país rumbo a República Dominicana a bordo del avión presidencial bautizado como la “Vaca Sagrada”.

Para este suceso, que ya cumple cincuenta años, influyó la lucha de grupos y movimientos políticos que se agruparon en la llamada Junta Patriótica, siendo fundamentales el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y la Unión Republicana Democrática (URD) quienes la constituyeron clandestinamente, en 1957. A esta Junta se sumaron luego los partidos Acción Democrática (AD) y el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI).

La huida del dictador se produjo en la madrugada del 23 de enero, luego de que Pérez Jiménez decidió abandonar el Palacio de Miraflores y trasladarse al aeropuerto de La Carlota, pese a contar con el apoyo de un importante sector de las Fuerzas Armadas. Al conocerse la noticia del derrocamiento, el pueblo se lanzó a la calle, ocasionando saqueos a casas de los funcionarios del gobierno; atacando la sede de la Seguridad Nacional e incluso protagonizando linchamientos de personas acusadas de pertenecer a este organismo policial. Asimismo, destruyeron las instalaciones de un medio de comunicación, el periódico El Heraldo, al cual consideraban pro-perezjimenista.

Tras el derrocamiento de Pérez Jiménez, se conformó una primera Junta Militar de Gobierno presidida por el contralmirante Wolfgang Larrazábal, que llamaría a elecciones para finales de año, y así restablecer la legalidad en el país. Las elecciones fueron ganadas por Rómulo Betancourt, dirigente del partido Acción Democrática (AD).

Este suceso marcó la historia política de Venezuela, abriendo la llamada “etapa democrática” a partir del éxito de la lucha unitaria del pueblo armado y civil. Sin embargo, este espíritu unitario fue rápidamente traicionado, cuando el gobierno socialdemócrata de Acción Democrática, de Betancourt, junto al socialcristiano Copei y la Unión Republicana Democrática (URD) firmó un acuerdo de “gobernabilidad” (Pacto de Punto Fijo), que excluyó a los partidos de izquierda que conformaron la Junta Patriótica. Posteriormente, el propio URD salió también de este “pacto”, y AD y COPEI se turnaron en el poder por espacio de 4 décadas, en lo que se conoció como “la guanábana”, que sumió a la población en 80% de pobreza y terminó con un balance socio-económico terrible.
Aparece Pérez Jiménez:
Marcos Evangelista Pérez Jiménez tuvo su primera figuración pública el 18 de octubre de 1945, cuando Acción Democrática (AD) y jóvenes oficiales militares derrocaron el gobierno del General Isaías Medina Angarita.

Tres años más tarde, tras un periodo regido por una Junta Cívica Militar, fue elegido Presidente el escritor Rómulo Gallegos, quien a su vez fue derrocado el 24 de noviembre de 1948, por un movimiento militar liderado por Pérez Jiménez.

Después del golpe contra Gallegos, Pérez Jiménez integró la Junta Militar de Gobierno presidida por Carlos Delgado Chalbaud junto con Luis Llovera Páez.

El 13 de noviembre de 1950, Delgado Chalbaud fue asesinado en Caracas, y tomó la presidencia Germán Suárez Flamerich, aunque el verdadero poder estaba en manos de Pérez Jiménez. Suárez Flamerich salió al exilio cuando el Alto Mando Militar transfirió los poderes de la Junta de Gobierno liderada por Marcos Pérez Jiménez, el 2 de diciembre de 1952.


Es así como entre 1952 y 1958, Marcos Pérez Jiménez se convirtió en el Presidente 40º de Venezuela.

Su gobierno fue una
dictadura autoritaria y personalista que silenció a las fuerzas de la oposición, prohibió los principales partidos políticos tanto de derecha como de izquierda, cerró medios impresos que le criticaron, e impuso la censura a la radio y la televisión. Igualmente, se caracterizó por conducir un gobierno que llevó al país en menos de cinco años a ser el líder indiscutible de Latinoamérica; promovió la inmigración europea -principalmente italiana-, también impulsó un ambicioso programa de infraestructura y de concreto armado, con la construcción de edificaciones, carreteras, puentes y obras de gran envergadura con las que modernizó al país a pasos agigantados, bajo una férrea dictadura militar.

Durante su gobierno, gran número de sus detractores fueron perseguidos, torturados, asesinados, enviados al
exilio o encarcelados sin cargo alguno o por sospecharse su oposición al gobierno, con la fuerza de la "Seguridad Nacional" (Policía Civil subordinada al Gobierno).
Como el de otros dictadores latinoamericanos, el gobierno de Pérez Jiménez fue de tendencia derechista, conservadora y militarista. Fue apoyado por el gobierno de
Estados Unidos, que veía en el mandatario no sólo una pieza fundamental dentro del entramado mundial de la distribución petrolera, sino también en la “lucha” contra la expansión del comunismo en Latinoamérica.


Antecedentes del 23 de enero:

Con la intención de coordinar las acciones de todos los partidos, grupos y movimientos políticos que luchaban en contra del régimen represivo de Pérez Jiménez, el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y la Unión Republicana Democrática (URD) iniciaron clandestinamente en 1957, la constitución de una Junta Patriótica presidida por el periodista Fabricio Ojeda. A esta Junta se sumaron luego los partidos Acción Democrática (AD) y Copei, con lo cual el frente político se fundió en un gran movimiento unitario de todos los sectores que aseguró el triunfo contra el dictador.

El principal antecedente de la insurrección cívico-militar se produjo el primero de enero de 1958, cuando aviones de guerra, al mando del teniente coronel Hugo Trejo, surcaron los cielos despertando a toda Caracas. Este movimiento contó con el respaldo de los partidos políticos y de la sociedad, conducidos clandestinamente por la Junta Patriótica. Los militares alzados fueron detenidos, y el movimiento fue develado. No obstante haber derrotado el levantamiento, el gobierno dictatorial no logró estabilizarse.
Los días 10 y 13 de enero de 1958 se realizaron dos cambios de gabinete sucesivos, debido a la crisis política surgida en el propio seno del gobierno a raíz del plebiscito de diciembre de 1957. Este hecho provocó la salida hacia el exterior de los personeros más cercanos a Pérez Jiménez vetados por las Fuerzas Armadas: Laureano Vallenilla Lanz, ministro hasta entonces del Interior, y Pedro Estrada, jefe de la policía política del régimen, la Seguridad Nacional (SN).

Todas las acciones de calle que desde entonces se realizaban en contra del régimen dictatorial, culminaron en la llamada “Huelga General” del 21 de enero, movilizada por la Junta Patriótica, junto a estudiantes, empresarios y las masas populares, la cual se tornó en carácter unitario en apoyo a los oficiales alzados.

Con la huida de Pérez Jiménez, en aquella madrugada de enero de 1958, se constituyó una Junta Militar de Gobierno, provisional, que reemplazaría al régimen derrocado. La Junta fue integrada por el contralmirante Wolfang Larrazábal, como presidente, y los coroneles Carlos Luis Araque, Pedro José Quevedo, Roberto Casanova y Abel Romero Villate. La presencia en la Junta de Gobierno de Casanova y Romero Villate, reconocidos miembros del perezjimenismo, provocó protestas populares, y finalmente fueron obligados a renunciar y reemplazados el día 24 de enero, por los empresarios Eugenio Mendoza y Blas Lamberti.

Se designó también un gabinete provisional compuesto por juristas, empresarios y ejecutivos, reservándose a un militar, el coronel Jesús María Castro León, el ministerio de la Defensa. Liberaron a los presos políticos en todo el país, se amplió la Junta Patriótica con representantes de sectores independientes, ratificándose en la presidencia de la misma, al periodista Fabricio Ojeda; se abrió el proceso de castigo a los personeros del gobierno perezjimenista y regresaron los exiliados.

Luego del derrocamiento del dictador Marcos Pérez Jiménez, la Junta Patriótica recibió un golpe mortal al ser traicionada por el Pacto de Punto Fijo (acuerdo fijado entre los partidos Acción Democrática y Copei para alternarse en el poder y frenar, de esta manera, la posibilidad de acceder democráticamente a la conducción del país a cualquier partido o movimiento de izquierda), subordinando su política a la de Washington e intentando sepultar a sangre y fuego, la lucha antiimperialista de las masas.

El “Pacto de Punto Fijo”:
Los firmantes del pacto fueron Rómulo Betancourt, Raúl Leoni y Gonzalo Barrios (AD), Jóvito Villalba, Ignacio Luis Arcaya y Manuel López Rivas (URD) y Rafael Caldera, Pedro del Corral y Lorenzo Fernández (COPEI), reunidos en Caracas, en la residencia de Caldera, de nombre Punto Fijo.

Se dejó fuera de este pacto al Partido Comunista de Venezuela, uno de los principales partidos que luchó contra la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez. La marginación del PCV se debió, según algunas opiniones, a la dinámica de la Guerra Fría impuesta por EEUU, el rechazo a ese partido por parte de la Iglesia y de COPEI, y una especial animadversión de Betancourt contra el mismo.

El pacto creó un bipartidismo entre AD y COPEI (el URD perdió influencia progresivamente en el sistema). Aunque "legalmente" sólo duró hasta el primer gobierno de Rafael Caldera (del COPEI), en la práctica se mantuvo hasta 1999, cuando accedió a la presidencia Hugo Chávez, y siendo el desplome político de dichos partidos y el fin real del llamado sistema puntofijista.

Cronología de la caída de Pérez Jiménez:
Enero de 1958:
El día 1, estalla un movimiento militar en la ciudad de Maracay y aviones de las Fuerzas Armadas atacan a Caracas. La guarnición se rinde al día siguiente.

El día 4, la Junta Patriótica publica el manifiesto titulado Pueblo y Ejército unidos contra la usurpación.

El día 5, la dictadura detiene a numerosos oficiales de las Fuerzas Armadas y anuncia un cambio de gabinete.

El día 7, los estudiantes protestan contra el gobierno.

El día 9, renuncian los miembros del gabinete ejecutivo y el gobernador del Distrito Federal.

El día 10, Pérez Jiménez juramenta los nuevos miembros del Gabinete mientras continúan las protestas en algunos barrios de Caracas.

El día 13, Pérez Jiménez asume el cargo de ministro de la Defensa, mientras que el denominado Comité Cívico-Militar se encarga de coordinar acciones en contra del gobierno.

El día 15, circula la Declaración de los intelectuales que reclama la libertad democrática y solicita que los poderes públicos sean la expresión genuina de la voluntad popular.

El día 16, se cierra el Liceo Andrés Bello por disposición del Ejecutivo por enfrentamiento entre estudiantes y policías.

El día 21, se da un toque de queda debido a la huelga general que comenzó con la huelga de la prensa.

El día 23, Marcos Pérez Jiménez sale del país con su familia, y es sustituido por una Junta Militar integrada por oficiales, y presidida por el contralmirante Wolfgang Larrazábal.

Octubre de 1958:
El día 31, se firma el Pacto de Punto Fijo.

fuente: (Ora/VTV/Venezuelatuya/ViveTV/Wikipedia/ galizacig।com)